¿Por qué “el contreras”? (2da parte)

Hola a todos.

Primero que nada, una disculpa por tardarme tanto en escribir la segunda parte; pasa que estoy en plena mudanza y como sabrán (al menos los que se han mudado), es una verdadera chinga.

Tuve que hacer este artículo en dos partes porque no quería que lo vieran tan largo para leer y les diera hueva hacerlo.

Respondiendo otra de las preguntas que hice: ¿por qué nos educan a tener que sacar buenas calificaciones como sinónimo de éxito en la vida y no nos educan a ser más seguros de nosotros mismos para tener éxito?

He llegado a creer que los padres presionan a sus hijos porque inconscientemente necesitan superar algunas cosas a través de ellos o porque puede existir la posibilidad de que cuando eres padre te nazca un sentimiento de competencia hacia otros padres con sus respectivos hijos, claro, también quieren que te vaya bien en la escuela porque de otra manera no avanzarías de grado escolar. Pero eso no quita que sea posible las otras dos cosas.

En mi experiencia, no es que me quiera quejar completamente en el tipo de educación que me dieron, fue lo que me tocó y no me quejo del todo. Rescato muy buenas cosas de mis padres que seguro implementaré con mis hijos porque para mi, funcionan. Pero hablemos de lo que POSIBLEMENTE no debería hacerse.

NO DEBEMOS SACAR 10, así es, leíste bien… ¿por qué?, ¿a caso no es demasiado ya sobrevivir la escuela?, ¿soportar a los maestros?, ¿tratar de resolver problemas existenciales?, y encima, ¿sacar 10? jajajajajajajaja. Sacar 10 tiene su recompensa académica a corto plazo que no pasará de algunos diplomas o de que tus tías se sientan orgullosas de ti o de que tus abuelas te presuman con sus conocidos. A futuro, nuestra recompensa o más bien, resultado, es una carga de estrés por tener que ser perfecto porque no podemos fallarles a nuestros padres. Nos clavamos tanto por ser el mejor en contestar perfectamente los exámenes, que nos olvidamos de perfeccionar nuestros valores y creencias, esas que en la universidad y en el mundo laboral nos darán la verdadera satisfacción de ser exitosos. Por supuesto que han de existir personas que siempre sacaron 10, fueron los mejores en todos los niveles académicos y en el mundo laboral son la cabeza de su especialidad, pero, ¿saben que son exitosos por convicción y no porque fueron presionados por tanto tiempo a dedicarse a “ser alguien en la vida” y que terminaron creyéndosela?, bueno, no tengo respuesta para eso; pero si sé que debemos de deshacernos de formas tradicionales para educar. Que se acabe la vieja escuela de castigar a “cuerazos” por sacar 7, bien me decía mi papá: “más de 6 es vanidad” jajajajaja. Es cierto que debemos tener buenas notas si pretendemos aspirar a ciertas instituciones, bien o mal, nos regimos por ese tipo de condiciones para poder ingresar a la casa de estudio de nuestra preferencia.

CABE MENCIONAR LO SIGUIENTE:

¡ATENCIÓN PADRES!, no den regalos porque sus hijos terminaron el año con un promedio alto. Sí, nos encanta o encantó recibir premios por salir bien de la escuela, pero ¿neta debemos recibirlos?, creo que psicológicamente nos contamina la idea de buen estudiante = a buen regalo. ¿Qué garantizamos de que realmente aprendimos y no fue sólo aprenderse todo de memoria para salir siempre bien?… como recuerdo a mi madre hacerme exámenes en casa, me preparaba un exámen con respuestas el cual debía estudiar toda la tarde y al regreso de su trabajo me las preguntaba y siempre contesté bien, hasta que un día se le ocurrió preguntarme en orden aleatorio y fue cuando respondí que 2+2 es igual al día de la independencia jajajajajaja. Ella, se dio cuenta de que sólo memorizaba y que la verdadera prueba no sólo era preguntar en forma aleatoria sino que con preguntas formuladas de distinta manera para entrar en duda… fue un verdadero reto.

Un abrazo a todos.

El contreras.

PD: perdón si les frustré un regalo por sus calificaciones jajajajaja

¿Por qué “el contreras”? (1ra parte)

Hola a todos.

Como ya había comentado en el post anterior, éste sería dedicado a explicar un poco el porqué del nombre de este espacio, hasta pareciera que es muy intrigante, pero no… ¿o sí?

¿Alguna vez han sentido que son los raros de la familia?, ¿o de las dos? jajajajaja, al menos a mi sí. Nunca estoy a gusto con nada, no porque quiera ser rebelde, sino porque me gusta cuestionar las costumbres tan raras que pueden llegar a tener mis familias o las de ustedes. Por ejemplo, ¿por qué tenemos que nacer siendo católicos o cristianos o cualquier otra religión?, ¿por qué tenemos que complacer a nuestros padres, tíos y mayores en general?, ¿por qué nos enseñan a no cuestionar las acciones de los adultos?, ¿por qué nos educan a tener que sacar buenas calificaciones como sinónimo de éxito en la vida y no nos educan a ser más seguros de nosotros mismos para tener éxito?…esas y otras cosas son preguntas que me hago y que seguramente algunos de ustedes se las han hecho.

Contestando la primera pregunta, NO NOS QUEDA DE OTRA, es obvio que aún no tenemos capacidad para razonar y decidir, pero sí cuando ya estando más grande tienes plena consciencia para poder cuestionar si creer o no. En mi caso, decidí dejar de creer en el catolicismo, no fue algo que me llenara ni me hiciera sentir bien. No digo que sea malo creer, todos necesitamos creer en algo, pero yo quise empezar por creer en mi, en mis decisiones y en mis cuestionamientos. Quizás les parecerá hipócrita, pero me gusta la fotografía y me gusta y puedo entrar a las iglesias a tomar fotos sin problemas y ver a la gente tomar misa… claro, sé que hay diferencia entre religión e iglesia pero no dejan de ser uña y mugre. También no veo mal que mi abuela me de la bendición cuando me despido de ella, ni veo mal que la gente me dedique unas palabras dentro de sus oraciones porque yo lo traduzco como una buena energía o buena vibra que la gente me quiere regalar.

Mi respuesta a la segunda pregunta… pues bueno, es obvio que tenemos que obedecer a nuestros padres y si nos exigen saludar y ser educados con la familia es porque debemos hacerlo, eso nos ayuda a aprender a tener empatía con la gente y a entablar una buena relación con tus familiares.

Aquí va: “TÍOS INCÓMODOS” chan chan chaaaaan (música de suspenso). ¿Ya saben?, el típico tío o tía que a ratos quiere hacerse del papel de padre y que cuando estás a una edad en la que sí o sí los obedeces, no te queda mas que seguirles con la corriente porque “debes ser un buen hijo o sobrino”, pero cuando entras a la edad en la que todos te hartan, en la que no quieres obedecer a nadie, en la que te quieres rebelar y dejar tu marca en la familia, es cuándo les pones alto y empiezas a probar las mieles de la tan disfrutable palabra: ¡NO!

No tenemos que hacer siempre lo que los adultos siempre esperan que hagamos (en respuesta a la tercera pregunta), ¿por qué hacerlo si en tu interior sabes que no debes hacerlo? y no por simple desobediencia; es decir, seamos rebeldes con causa. Debemos aprender a identificar nuestros sentimientos, saber cuándo y cómo cuestionar las cosas y a las personas. Debemos ser fieles a nuestras creencias e ideología. No ser impulsivos en ciertas situaciones familiares se volverá nuestro aliado si queremos sobrevivir a las complicadas relaciones humanas, pero sobre todo, cuando de familia se trata. Cuidado, si tienes 14 años o estás a nivel secundaria y sólo quieres rebelarte sólo por rebelar, no dejarás ninguna impresión sobre tu objetividad y simplemente te tomarán como “déjalo, está en la edad de la punzada”… créanme, lo sé.

Soy la oveja negra, el contreras de la familia.

Escríbanme una comentario para saber si se sienten identificados, si están pasando en este momento por algo similar y quisieran algún consejo.

Abrazos.

 

¿Eres nuevo blogger?… yo también.

Después de tanto tiempo dándole vueltas en mi cabeza a la idea de empezar un blog, y con el constante apoyo -casi acosador- de mi esposa para iniciarlo, estoy aquí escribiendo ésta primer entrada que no sé si llegará a servirles pero al menos trataré de explicar el proceso que sufrí mentalmente para animarme a abrir éste espacio. Tengo esperanza de que en el futuro ésta herramienta me ayude a expresar y/o compartir situaciones tanto personales como de mis amigos y personas cercanas de una manera graciosa, sarcástica, burlona, seria, triste y emocionante para que ustedes se sientan identificados en algunos de los temas y que si ustedes quieren hacer una opinión o comentario, podrán hacerlo.

Quiero creer que algunos de ustedes, tanto los veteranos como nuevos integrantes a este tipo de plataformas, pasamos por el mismo acoso mental: ¿de qué voy a escribir?, ¿les gustará lo que escribo?, ¿qué tanto puedo contar de mí?, ¿qué tanto puede ser ficción?, ¿me tomarán en serio?, o incluso ¿si pago una membresía premium podré ganar dinero fácil y rápido?…esas y otras preguntas que nos hacemos en la mente nos convierte en nuestro enemigo principal para dudar y dejar de lado una experiencia que puede ser relajadora, divertida, emocionante y hasta reveladora.

En mi experiencia, no sabía ni siquiera si había diferencia entre blogger y vlogger, no sabía si era un típico ejemplo de error ortográfico como hierva hierba (ni siquiera estoy tan viejo como para que me pasara eso)… aunque para algunos quizás es demasiado obvio, por favor no se frustren ni nos volteen los ojos, es válido no saber porque eso nos provoca investigar y entender los conceptos de lo que estamos a punto de experimentar. Pero sí, la diferencia entre blogger y vlogger, esencialmente es que el primero se dedica como tú y como yo a escribir y postearlo en anonimato, es decir, nadie te conoce físicamente; el segundo son las personas que se dedican a hacer videos y se vuelven figuras públicas, de ahí los famosos youtubers.

Una vez solucionado la definición de cada cuál decidí que quería ser blogger, pues es lo que mas me acomoda, al menos para mi inicio. De ahí partí a buscar tutoriales de cómo ser y hacer un blog, fue cuando supe que existían dos herramientas principales (blogger y wordpress), prácticamente me dijeron, si eres del primer bando estás en pañales y si eres del segundo eres todo un profesional. LO ACEPTO, me dejé influenciar por el tipo de comentarios que hacen cuando quieren enaltecer algo y tu quieres sentirte parte de eso, así que, aquí estamos, yo escribiendo y tú leyéndome en WP.

Sí, al inicio fue un poco confuso, no tan intuitivo como se presume, pero si puedes manejar un celular con Android seguro podrás con la configuración de WP jajajaja.

Haciendo a un lado la parte de la toma de decisión entre plataformas, algunas de las razones por la que me decidí a hacer un blog, fue porque la gente que me rodea dice que escribo bien, que cuando me leen en medios informales como whatsapp, saben si estoy hablando serio, con sarcasmo y hasta juran saber en qué tono lo estoy haciendo… y sí, siempre le atinan.

Pero bueno, quiero terminar este post sin antes decirles que si tienen ganas de comenzar un blog ¡HÁGANLO!, por favor comenten cuál fue su experiencia para decidirse a escribir y por qué lo hicieron a través de WP, también pueden recomendarme o dar consejos con respecto a mi iniciación a través de wordpress.

En el siguiente artículo les diré el porqué me decidí a llamar este espacio como el contreras.